MOCHILAS DE TRAIL RUNNING

Si algo es imprescindible en este deporte, son las mochilas de trail running.

Llevar todo lo necesario con nosotros mismos, de manera accesible y cómoda, nos hace autosuficientes según pasan los kilómetros.

Además, en multitud de carreras, dependiendo de su distancia, nos exigen cierto material obligatorio que debemos llevar en todo momento e, incluso, mostrarlo en puntos de control o avituallamiento.

Por tanto, elegir adecuadamente nuestra mochila o chaleco de trail es de gran importancia, y, en trailrunning.run, podrás resolver todas tus dudas para que sepas cuál elegir en cada ocasión.

Los mejores artículos sobre equipamiento de Trail Running

¿Qué son las Mochilas de Trail Running?

Las mochilas de trail running son el accesorio que nos permite cargar con todo lo necesario en cada salida.

Son una parte vital en nuestro equipamiento, tanto para afrontar entrenamientos, como carreras, ya que nos permiten llevar todo lo que necesitamos en un espacio reducido y accesible mientras corremos.

Al contrario que en el running convencional, donde es raro ver a alguien cargando algo más que un bidón de agua, en el trail running, al practicarlo por medios naturales y alejados de núcleos urbanos, debemos planear qué necesitaremos y llevarlo con nosotros.

Las mochilas o chalecos de trail nos ayudan a que nuestra carga no rebote, para no acabar con los hombros y la espalda doloridos.

Hidratación, alimentación deportiva, y la ropa extra que podamos necesitar, nos será fácil, cómodo y accesible de llevar con nuestra mochila de trail perfecta.

Dependiendo de nuestras necesidades, nos encontraremos con mochilas desde los 2 litros de capacidad, hasta los 12 litros o más, con distintos modos de hidratación, e, incluso, revestidas de material impermeable por si nos movemos por terrenos húmedos o montañosos.

Como véis, hay una mochila para cada situación y tipo de corredor, por lo que toca explicar todo sobre ellas, para saber elegir siempre la que más se ajusta a lo que buscamos.

¡Vamos a ello!

Aunque tenemos mochilas muy sencillas para cargar solamente lo básico, nos encontramos también con mochilas de gran capacidad, donde poder llevar mucho material repartido por todo su espacio.

Por tanto, de manera muy sencilla, vamos a diferenciar las partes en las que nos encontramos cada detalle.

¡Estas son las partes de una mochila de trail running!

Partes de una Mochila de Trail Running

Zona delantera

Es la zona que queda en la parte delantera de nuestro cuerpo, así como los tirantes que bajan desde el cuello.

Aquí se encuentra el sistema principal de fijación, uniendo los dos lados de la mochila. Puede ser tanto con tiras o materiales elásticos, como con cremalleras, cada vez más vistas en los últimos diseños.

Otra de sus características principales, son los bolsillos para bidones blandos o soft flasks, ubicados en la zona de los tirantes para facilitar el consumo desde la boca. Podemos prescindir de estos bidones si optamos por llevar solo hidratación trasera.

Por último, tendremos el resto de compartimentos y pequeños bolsillos donde repartir alimentación en forma de geles y barritas, así como alguna prenda pequeña u objetos personales.

Dependiendo del modelo, incluirán uno o más espacios asegurados con cremallera para ganar en seguridad.

Laterales

Son las zonas que unen la parte delantera con la trasera, desde debajo de las axilas hasta las costillas, dependiendo del diseño de la mochila o chaleco.

Una de sus utilidades es como segundo elemento de ajuste, con cintas elásticas, cordinos, o el sistema Freelock, para darnos la sensación de llevar una segunda piel y que la carga no rebote.

Por otro lado, los laterales también se aprovechan para ubicar pequeños bolsillos en mochilas de mayor capacidad, y así seguir repartiendo la carga en lugares al alcance de nuestras manos.

Zona trasera

Es toda la parte de la mochila que nos queda en la espalda y zona lumbar, fuera de nuestro radio de visión.

Suele ser la parte donde se sitúa el bolsillo o compartimento principal de la mochila, con mayor capacidad y, por tanto, destinado a transportar la mayor parte de nuestra carga.

En los chalecos adaptados para hidratación trasera, encontramos una zona para colocar nuestro camelbak, normalmente pegado a la espalda.

El compartimento principal puede tener forma de mochila convencional, en mochilas de gran capacidad, o un simple bolsillo de canguro, en chalecos de menor tamaño.

La combinación de ambas, además de elementos como portabastones o bolsillos estancos, nos permitirán llevar todo el material que queramos cómodamente.

Como has visto, las partes de una mochila de trail son muy sencillas.

Es hora de explicar las características en las que debemos fijarnos para acertar con nuestra compra.

¡Estas son las características de las mochilas de trail running!

Características de las Mochilas de Trail Running

Capacidad

La capacidad es el factor básico sobre el que decidir si la mochila de trail es apta, o no, para lo que estamos buscando.

Su capacidad se mide, como en todas las mochilas, en litros. Nos encontramos con mochilas y chalecos desde los 2L hasta más de 15L.

Estos litros de capacidad los encontramos repartidos de distinta forma, según el diseño, por la zona delantera, trasera y laterales.

Peso

Como en todo material para trail running, el peso es un factor a tener en cuenta y sobre el que las marcas ponen mucho esfuerzo en mejorar, ofreciéndonos, cada vez, materiales más ligeros con las mismas o mejores prestaciones.

En las mochilas de trail, el peso será un factor que nos importará más o menos, en función de nuestros intereses.

Si sólo buscamos una mochila para entrenar que sea cómoda y duradera, los materiales y acolchados que tienen serán más pesados que si queremos una mochila para competir, donde nos encontramos materiales y diseños minimalistas, buscando reducir el mayor número de gramos posible.

Por lo tanto, el peso es una característica que depende de la importancia que le dé cada corredor, y de los objetivos que tenga cada uno.

Hidratación

El sistema de hidratación es básico en una mochila o chaleco de trail, ya que, independientemente de la carga que llevemos, ingerir líquidos mientras corremos es indispensable.

Podemos diferenciar entre los siguientes sistemas de hidratación:

Hidratación delantera

Es cuando llevamos nuestra hidratación en la parte delantera de la mochila.

Se utilizan bidones blandos moldeables, llamados por su nombre en inglés soft flask, y se colocan en los compartimentos especialmente diseñados para ellos a cada lado, en la zona de los tirantes.

Los hay de distintas capacidades, aunque los más comunes son los de 500 ml, y suelen venir incluidos al comprar la mochila.

Hidratación trasera

También podemos llevar la hidratación en la parte trasera de la mochila, con unas bolsas de agua llamadas camelbak.

Sus capacidades son mayores que las de los soft flasks, oscilando entre 1L y 2L.

Accedemos al líquido a través de una goma con boquilla que nos llega a la parte delantera.

Aunque podamos transportar mayor cantidad de hidratación, cada vez se usa menos al ser más incómodo, especialmente según se va vaciando y quedando todo el líquido abajo.

Compartimentos y bolsillos

Todo lo que llevemos en nuestra mochila de trail, estará repartido en los distintos compartimentos y bolsillos con los que esté equipada.

La cantidad de estos espacios y su diseño, depende de la capacidad de la mochila, pero suelen estar repartidos de forma similar.

En la parte delantera se ubican los bolsillos para los bidones de hidratación, normalmente en la parte de los tirantes para que podamos llegar mejor con la boca. Además de estos, suele haber bolsillos superpuestos o bajo los bidones, bien con goma elástica o con cremallera.

En los laterales, si el diseño de nuestra mochila lo incorpora, podemos encontrarnos con pequeños bolsillos con cremallera o elásticos.

Por último, en la parte trasera se ubica el compartimento principal donde llevar la mayor parte de la carga. Lo normal será llevar lo que menos vayamos a utilizar, ya que es la parte menos accesible en carrera.

Como hemos comentado, si llevamos hidratación trasera tendremos otro bolsillo para meter y sujetar nuestra bolsa camelbak.

Si la mochila es de gran capacidad, puede incorporar un bolsillo canguro superpuesto al principal, para llevar alguna prenda a la que acceder fácilmente sin tener que pararnos.

Ajuste

Un buen ajuste es importantísimo para correr durante horas con todo lo que necesitemos, sin que nada nos moleste ni rebote.

Los sistemas de ajuste se encuentran bien en los laterales a través de cintas o cordinos, uniendo los dos lados de la mochila, y, a veces, en la parte de los hombros, pudiendo tensar la carga que llevamos en la espalda.

Todos estos sistemas deben conseguir, de manera cómoda, que la mochila no se mueva al correr.

Por último, con las distintas tallas que tiene cada modelo, seremos capaces de tener una mochila adaptada a nuestro cuerpo y ajustable.

Transpirabilidad

Otro de los factores clave en una mochila de trail running es la transpirabilidad, ya que al ser una prenda que está en constante contacto con nuestro cuerpo, nos provoca que sudemos más.

Por lo tanto, los materiales de la mochila, en especial los que están en contacto directo con nuestro cuerpo, han de ser muy transpirables y evacuar todo el sudor.

Una mala gestión del sudor puede hacer que las cosas que llevamos en los compartimentos más cercanos a nuestro cuerpo se empapen de nuestro propio sudor.

Es por ello que las marcas utilizan materiales finos y ligeros, con un tacto agradable que no provoque rozaduras.

Las mallas 3D, o mesh, es una de las tecnologías más utilizadas, creando un espacio entre el material en contacto con nuestra piel y el material interior, por donde fluye el aire y evita la retención de sudor.

Impermeabilidad

Puede ser que nuestras salidas sean por zonas húmedas o montañosas, o simplemente vivimos en lugares donde llueve habitualmente.

En este caso, seguramente busquemos que nuestra mochila también sea impermeable.

Como todo material impermeable, aumentará el peso total de la mochila, además de restar un poco de transpirabilidad, por lo que hay que andar con cuidado.

Aunque la mochila no sea completamente impermable, muchas de ellas incorporan algún bolsillo interior estanco, o simplemente están hechas de un material que repele una lluvia fina.

Vistas las características principales de las mochilas de trail running, vamos a ver qué debemos valorar para elegirla correctamente.

¡Házte estas preguntas y acertarás!

¿Cómo elegir mi Mochila de Trail Running?

Uso

Lo primero que debemos valorar para elegir correctamente nuestra mochila de trail, es el uso que le vamos a dar y en qué ocasiones la queremos utilizar.

Dependiendo de los objetivos que tengamos, podremos seleccionar correctamente de entre los distintos modelos que las marcas nos ofrecen para cada situación.

Vamos a diferenciar entre los siguientes usos:

Entrenamiento

Si lo que buscamos es una mochila para nuestras salidas diarias, el peso no importará tanto, pudiendo ganar así en comodidad y durabilidad.

Los materiales utilizados en este tipo de mochilas son más resistentes a los roces con vegetación, a los lavados, y a la lluvia o nieve.

A su vez, los acolchados en zonas de contacto con el cuerpo serán más generosos, manteniendo la sensación de comodidad con el paso de los kilómetros.

Competición

Puede ser que ya tengamos una mochila para nuestras salidas rutinarias, pero queramos un plus de competitividad en las carreras del fin de semana.

Si este es tu caso, centra tu búsqueda en mochilas especializadas para competición.

Estas mochilas destacan por su extrema ligereza y diseños minimalistas. No encontrarás un bolsillo de más, por lo que deberás acompañar estas mochilas de material minimalista, como chaquetas impermeables que se recojen en una mano.

Su ajuste y transpirabilidad son excelentes.

Mixto

Para la gente que busque una mochila tanto para sus entrenamientos, como para las carreras en las que participen, existen diseños que se pueden ajustar a ambas situaciones.

La mochila perfecta en estos casos es la que se encuentra a medio camino entre ligereza extrema y comodidad, entre minimalismo y capacidad suficiente para no echar nada en falta.

Si nuestro objetivo no es ganar la carrera, esta opción es totalmente factible con alternativas muy buenas en el mercado.

Distancia

El segundo factor que tenemos que analizar para no equivocarnos en la elección de nuestra mochila, son las distancias que pretendemos recorrer con ella.

De esta manera, conseguiremos cargar con la hidratación, bastones, o prendas térmicas que necesitemos durante nuestras salidas.

Como consejo general, es preferible pasarnos de capacidad antes que comprar una mochila más pequeña y no poder utilizarla si alargamos las salidas. Como es lógico, tampoco es recomendable comprarnos la más grande para poder llevar de todo.

Podemos subdividir en mochilas para distancias:

Cortas

Si vamos a utilizar nuestra mochila para distancias de hasta media maratón, 21 kilómetros, podemos optar por mochilas para cargar lo justo.

Hidratación en soft flasks, alguna barrita o gel enérgetico, y una chaqueta o membrana impermeable será más que suficiente.

Además, si se trata de una carrera, tendremos avituallamientos donde reponer líquido y alimento.

Para hacernos una idea, podríamos encuadrar, en distancias cortas, las mochilas de entre 2L y 5L.

Medias

Si nos movemos en distancias superiores a 21 kilómetros y hasta, más o menos, el maratón, 42 kilómetros, nuestra mochila ha de poder llevar más material.

En estos casos, nos encontramos con mochilas, no solo más grandes en su compartimento principal trasero, sino con un mayor número de bolsillos para repartir y organizar la carga a nuestro gusto.

También es común, en mochilas para estas distancias, tener la opción de elegir entre llevar la hidratación delante, o utilizar un camelbak en nuestra espalda.

En estas distancias, lo ideal son mochilas que se encuentren entre los 5L y los 10L.

Largas

Si la mochila de trail running que buscamos es para acompañarnos durante más de 50 kilómetros, tiene que poder cargar con todo nuestro material, ser resistente, y ofrecernos comodidad en todo momento.

Estas mochilas nos deben ofrecer multitud de espacios donde repartir a nuestro gusto la hidratación, alimentación y demás material que llevemos.

Al llevar más peso y correr durante más tiempo, la ergonomía y el correcto reparto de la carga es fundamental en estas mochilas. También tenemos que buscar el ajuste perfecto a nuestro cuerpo, para que no rebote.

Normalmente, para estas distancias debemos buscar mochilas de entre unos 10L y 15L.

Carga

Un factor más a considerar para elegir nuestra mochila para practicar trail es la carga que vamos a llevar.

Aunque esté directamente relacionado con el punto anterior, ya que lo lógico es que a más distancia, más llevaremos, también es cierto que no todo el mundo es igual.

Deberemos valorar, por tanto, si el material a cargar en la mochila es más o menos minimalista, así como si nos gusta llevarlo todo con nosotros o preferimos ir lo más ligeros posible.

De nuevo, aplica el consejo de escoger una mochila con algún litro más de capacidad respecto a lo que necesitemos normalmente, pero siempre está bien ser honesto con uno mismo y reconocer si solemos llevar material de más, o vamos con lo justo.

Como último apunte, el cargar con elementos especiales como bastones de trail, también influenciará la búsqueda de nuestra mochila, a no ser que dispongamos de un portabastones independiente.

Condiciones del entorno

Por último, pero no menos importante, hay que elegir nuestra mochila de trail en función de las condiciones del entorno en el que nos movemos habitualmente.

Como ejemplo, una persona que entrene en un territorio caluroso y árido, necesita una mochila muy transpirable, mientras que una persona que sale por sitios más húmedos o donde llueve con frecuencia, ha de buscar una mochila de materiales resistentes e impermeables o, al menos, con algún bolsillo estanco.

A su vez, mucha gente se encontrará con que la diferencia de estaciones es muy marcada en su zona, necesitando ambas versiones o una opción polivalente.

Como podéis ver, no hay que pasar por alto analizar si la mochila se comportará bien en nuestro entorno habitual.

¡Genial! Ya sabes lo que debes tener en cuenta para decidirte por una mochila, u otra, en función de tus necesidades.

¿Qué te parece descubrir ahora las marcas entre las que elegirás tu próxima mochila?

¡Descubre las marcas punteras en mochilas de trail running!

Mejores marcas de Mochilas de Trail Running

Salomon

Una vez más, los franceses de Salomon se encuentran a la cabeza en la fabricación de mochilas de Trail Running.

Con diferentes colecciones en función de los objetivos, y diversas capacidades, pueden satisfacer a cualquier corredor.

Arch Max

La marca española Arch Max ha pasado, en muy poco tiempo, de fabricar calcetines, a ser un referente en un mayor abanico de accesorios de trail.

Innovación y comodidad van de la mano en todos sus productos.

Aonijie

No es lo común, pero una marca china se cuela en el mundo del trail, y esa es Aonijie.

Especializada en todo tipo de accesorios para los corredores, sus productos son innovadores y muy económicos.

Ultimate Direction

La marca americana Ultimate Direction es la pionera en soluciones de hidratación, y popularizó los chalecos que hoy conocemos.

Hecho por atletas para atletas, sus productos son garantía de éxito.

Conclusiones

Muchas gracias por haberte tomado el tiempo de informarte a fondo sobre las mochilas de trail running, estoy convencido de que te ayudará a saber cual elegir para cada ocasión.

Como has visto, es un elemento fundamental de nuestro equipamiento para practicar trail, pudiendo marcar las diferencias según aumentamos las distancias.

Por eso, te animo a que descubras la selección de las mejores mochilas de trail.

Para seguir equipándote como un profesional, tienes a tu disposición los mejores tops de cualquier material que necesites, como pueden ser bastones de trail, relojes con pulsómetro y GPS, o las mejores zapatillas de trail para cualquier distancia.

Todo aquí, en trailrunning.run.

Sin nada más que añadir, un gran saludo, trailrunner, ¡nos vemos en los senderos!

Para mi próxima carrera de Trail Running necesito:

Zapatillas

Las zapatillas de trail son nuestro bien más preciado, lo que nos va a hacer correr por montaña cómodos durante horas y en cualquier terreno.

Descubre las mejores zapatillas de trail running calidad precio, para ultra trails, o las mejores zapatillas trail baratas.

Relojes

Lo que no se mide no se puede mejorar.

Tiempo, desnivel acumulado, velocidad, pulsaciones... Lleva todo controlado en tu muñeca, mientras sigues la ruta marcada en tu reloj con pulsómetro y GPS.

Mochilas

Eres tú contra esa montaña, risco o sendero, así que mejor no echar nada en falta.

Lleva contigo la hidratación, alimento y cosas personales que te hagan superarlo todo con las mejores mochilas y chalecos de trail running.

Bastones

¿Demasiada pendiente? ¿Otra vez para arriba cuando te quedan pocas fuerzas?

Ya sea en subidas, bajadas o en las zonas más técnicas, no te quedes nunca atrás gracias a los mejores bastones de trail.

Ropa

Tanto entrenando, como en carreras de trail running, nos podemos enfrentar a cualquier condición climatológica.

Prepárate con las mejores chaquetas impermeables, camisetas, pantalones o calcetines de trail, y ataca esos senderos.

Material

Situaciones especiales requieren materiales especiales.

Una linterna frontal, unas gafas de trail o un cinturón portabastones, te harán ser tú quien decida cuándo y por dónde correr.

NEWSLETTER TRAILRUNNER

Consentimiento de Privacidad

Responsable: trailrunning.run Finalidad: Envío de publicaciones, información exclusiva y correos comerciales. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Datos ubicados en los servidores de MailChimp en EE.UU, acogido al EU Privacy Shield. Puedes ver su política de privacidad aquí. Derechos: Podrás ejercer en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición y demás derechos legalmente establecidos. | Para más información consulte nuestra Política de Privacidad.